an

viernes, 13 de febrero de 2015

MURIO MI CELULAR

6 de noviembre de 2014

TE FUISTE...

Nunca te cuidé y eso te hacía feliz. A la cagá nueva tuve que hasta comprarle "carcasa" para que no se haga pedazos. 
Te caíste mil veces, incluso una vez sobre mis dientes, y jamás dijiste un ay. La cagá nueva no me lo perdonaría. 
Tú siempre tenías señal. La cagá nueva...adivina. 
Tú no me molestabas. La cagá nueva ya me está empezando a encabronar.
Eras mi orgullo en el metro, jugábamos a la indiferencia. La cagá nueva ya me está cobrando sentimientos. 
Tu me pedías batería cada cuatro días. La cagá nueva se agota en menos de un día, joder! 
Tus fotos de pixeles cavernarios me hacían feliz. Esta otra me muestra tal como soy.
Tú eras una simple herramienta, no eras persona. ¡¡En cambio este ql es inteligente!! ¡¡tiene vida!! Y la verdad es que tengo miedo que a media noche se levante y me acuchille.
Tú eras tan barato. Este otro...dejémoslo hasta ahí nomá.
Fue el trabajo el que te entregó el sobre azul, yo jamás te hubiera cambiado. Y para que la cagá nueva cache la "pastita" de dueño que tiene ahora, le voy a hacer añicos la camarita tomando fotos de puros chicles pegados bajo los asientos, palomas con pies mutilados, bocas y dientes en mal estado y todo lo que a un smartfone potijunto, nuevo y brillante no está predestinado a mirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario