an

viernes, 13 de febrero de 2015

OTROS SUEÑOS

28 de agosto de 2014


Anoche mi mente insana me jugó otra de las suyas. Fue un sueño de esos raros, porque si bien fue agradable también fue inquietante; si bien fue onírico también se sentía como algo totalmente real, palpable. Estaba en el kiosco del San Agustín conversando con la mamá de Rosita Ríos, que hace muchos años atendía el lugar y hacía unos completos de mal aspecto pero muy reconfortantes con hambre. Estaba buscando monedas en el monedero que tengo en el auto, que no es más que una bolsa plástica llena de moneditas, las tengo ahí porque desde fuera sólo se ve una bolsa ordinaria y nadie supondría que hay como dos lucas en monedas para los limpiavidrios. La cosa es que el completo valía 500 pesos y yo comenzaba a buscar entre las monedas de a 10 algo que pareciera una de a 100. Y cuando la encontraba, noté que tenían unos hoyitos con forma de gotas, que en conjunto se trataba de la silueta de un gallo. Mientras veía como le ponían tomate y mostaza al completo. 
Hasta ahí no hay nada raro, salvo las monedas con formas de gallo, que resultaron ser las "nuevas monedas". Lo anormal comenzó cuando miraba hacia atrás, porque estaban todos mis alumnos, de todos los años que trabajé como profesor, de todos los colegios. Y comenzaba a saludarlos, hablaba con ellos y me acordaba de los nombres, estaban igual, tan reales como los vi la última vez. 
Hay dos opciones, ante esta mala jugada de mi corteza cerebral: o estoy cada vez más loco. O no sé...

No hay comentarios:

Publicar un comentario