an

viernes, 13 de febrero de 2015

SABOR A UÑAS

19 de junio de 2013

La física es admirable, predice fenómenos con mucha exactitud, como el movimiento de los astros. Como ciencia está bien sólida y se enriquece cada día. Sin embargo, un simple elemento doméstico le pone grandes problemas al momento de predecir sus consecuencias: el corta-uñas...
Esto lo digo recordando aquella tarde en mi niñez, antes de las micros amarillas, cuando las pintaban verde agua. Creo que iba con mi mamá y un viejo adelante se iba cortando las uñas. Yo estaba maravillado, las veía saltar disparadas, como un fuego artificial luego del chk! chk! (así suena)
La cosa se puso más chora cuando me saltó una uña a la boca, la recuerdo porque era saladita. Y como en ese tiempo no sabía ni del bien ni del mal, ni de los microorganismos, la chupetié un rato y luego ...no sé, no me acuerdo. Menos mal que mi mamá no se dio cuenta o me hubiera lavado la boca y hasta la garganta con Tánax o aguarras.

Mi pregunta es: ¿la física puede predecir dónde saltará la uña con el corta-uñas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario