an

jueves, 12 de octubre de 2017

18, CUÁNTO ME ALEGRAS, OH!

Estoy evitando cerrar los ojos. Llevo días así, trasnochado. Tengo las ojeras color aceituna. Porque de forma recurrente se han dedicado a desfilar por mis sueños o tras mis párpados, una comparsa de empanadas, anticuchos, terremotos (de pipeño, no telúricos), choripanes, longanizas de Chillán, Lautaro, Purranque, San Carlos y algunas de Llanquihue, chichas envenenadas con dolor de guata, guirnaldas tricolores, cienpiés de cuecas, fondas lindas y alegres... y no me dejan dormir. Pienso en el huevo duro remojado en pino, en la aceituna de la empanada que siempre me pincha la lengua, en las pasas que tantas veces he expulsado de mi vida y que igual me las como. En el Cabernario Sauvignon poniéndome la lengua rasposa, pero que, como si fuera una Agüita del Carmen Tricolor, me ayuda a digerir los arrollados y los chicharrones y cuanto chorizo grasoso me concede su amistad.
¿Por qué me gusta tanto el mes de la patria? ¡Oh! ¿Será porque ahí mismo fui concebido? Mejor sigo tecleando, sino me voy a dormir.
Y si cada mes tiene un día 18, ¿por qué no hacer un 18 cada mes? Total, movilizaría la economía, levantaría la moral patria, le daría más trabajo a los laboratorios que fabrican Omeprazol, Metformina o Glafornil. Estoy dispuesto a meter en un mismo saco al Día del Niño, Día del Padre, Día de la Madre, Día R de Ripley, la Navidad, el Año Nuevo y su tediosa canción de Un año más, la Semana Santa y sus huevitos de porquería, todos días dedicados a la mercadotecnia, esos días flácidos y pasados a olor a mall. Y los cambiaría por un 18 mensual. ¿Cómo andaría?
Se me cierran, se me cierran, siendo las 1:34 ya no aguanto más. Se me.. se.. me....
zzz zzz zzzz zzz (salchipapas, espiropapas, empanadas fritas, costillar, carbón prendido, cucurucho de diario, fósforo, chela parrillera, cebollas del anticucho, choripán con el típico chijete que hace cagar las camisas, argollas, botellas, bostas de caballo tras la parada militar, aviones zumbando por los cielos a la peor hora de la caña)

No hay comentarios:

Publicar un comentario