an

jueves, 12 de octubre de 2017

TRÍPTICO

A mi padrino Ubilla...

NACIMIENTO

En el principio
Era el silencio,
El verbo era con su nombre.
Y el verbo era el Creador.

Nunca quisiste que te vieran nacer,
Te escondiste de la historia enciclopédica
Remontaste el vuelo hacia los nogales
Confundiste tus plumas con la corteza.
Y cuando los siglos te perdieron de vista.
Cerraste los ojos de la tierra.

Pero ahí estabas tú, Creador…
Dibujando la geometría de los cielos
Latiendo entre la savia de los naranjos centenarios,
Escondido bajo las piedras coloniales,
Centelleando entre las herraduras de los caballos
O en el ardiente corazón de las tortillas,
Eras piedra de picunche perforado,
Eras sauce que la corriente acariciaba
Llave perdida en los campos arados,
Brazo partido de campesino talado
Hijos de los indios que las cruces sojuzgaron
Nietos de mitayos sembrando entre los cardos
Látigos calientes y pétalos de estaño.

Ondulabas cual culebra entre las zarzamoras,
estallando flores lilas de las galegas
Sembraste hileras de carrizos y peces
Llenaste de hortalizas las vegas.

Ese día Tú creaste las parras
La coronación de tu obra natural
Y te sentaste a descansar con sus racimos
A contemplar la hermosura de tu Carrizal.





VOLANTÍN

Vuela alto, volantín
Vuela y huye de la ciudad
Cruza las nubes y las bandadas
con tu cola estelar.
Mira tú, lleva mis ojos
Y salúdame al sandial
Y por donde anden mis hermanos
Haz que lluevan dulces a raudal…

Vuela alto, volantín
Y encomiéndame a mi mamá
Volantín, sube a los aires.
Volantín, ¿dónde estará?
Dile desde los cielos
Que soy extraño en la ciudad
Sentado en duros pupitres
Soñando con tu pan
Enjaulado, como un jilguero,
Extrañando el carrizal…

No te vayas, volantín
un hilo malo te cortó…
vuela perdido de mi mano
hasta el palacio del Padre Sol…
Tiro y tiro y tú te vas…
¿ahora cómo voy a volar?
Los pedazos de tus alas
Llueven aun por la ciudad.



INVOCACIÓN

Un tuetué cruza el cielo llorando
El viento recogió una brisa inquieta
Las calabazas ahorcadas, temblando
Una a una se descuelgan.
El río detuvo sus aguas
Estas remontaron las riberas,
Las piedras rodaron por los cauces
Tronando como calaveras.
Los álamos se inclinaron
Ante las fuerzas de la naturaleza
Sus raíces escupieron ríos
De sangre y de luna llena.
Los caballos espantados
Galopan por las malezas
Y los gallos baten sus alas,
Cantándole a la noche media.
En el cielo negro jugaban
A danzar, una ronda de estrellas
Y los toros de las constelaciones
Fecundaron a la luna nueva.
Las lechuzas viajaron a Egipto
Las golondrinas a las ratoneras
Las ranas y las cigarras
Devoraban corontas enteras.
La tierra remece a los muertos
Que de sus fosas se despiertan
Revive Amado y Canario,
Calicanto y Etiopista Vera.
Clava, Ricado Ubilla,
Clava tu pala en la tierra,
Deja salir a los brujos
Que invocan la primavera.
Siembra simientes de pájaros
Y riégalos con luna llena,
Que de tus surcos saldrán al cielo

Mil calabazas en hilera. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario